lunes, 13 de diciembre de 2010

Los últimos coletazos de la temporada

Aquí os muestro una de las últimas jornadas de pesca de la temporada 2010.



La verdad es que, siendo consciente del fin de la temporada, quizás me presente en el río un poco más temprano de lo que debería, pero bueno, siempre hay algo que hacer, aunque solo sea enredar con la cámara de fotos.





Un buen rato más tarde tras dar un entretenido paseo, llegué a la zona que quería pescar.

No se veía ningún insecto por la superficie del agua por lo que decidí pescar con ninfa. Las jornadas anteriores me había dado buen resultado y para este día no esperaba menos.




La cosa finalmente no estaba resultando tan fácil, las truchas no cogían mis ninfas y, pese a haber pescando una zona propicia, apenas pude sacar una trucha y otra más que clave pero se marchó.






Era una mañana fresca y bastante desapacible en la que de vez en cuando venían una fuertes rachas de viento y de repente empecé a ver que algunas truchas estaban comiendo en superficie de forma aparatosa, aunque seguía sin ver insectos.
Por la forma de comer que tenián, imagine que estarían comiendo "tricos" o "plecos" y fue lo que ate al tippet.





Nada, las truchas no les hacían caso, al menos no lo que yo esperaba.
En estas situaciones quizás lo mejor es dejar de pescar un poco e intentar obsevar/intuir lo que esta ocurriendo. La única conclusión que pude sacar era que las truchas solo se cebaban al lado de la orilla... parecía no ser suficiente para entender lo que ocurría pero finalmente me di cuenta de algo: quizás serían terrestres que caían con las rachas de viento?
Rebuscando por las orillas vi algunos escarabajos que podrían explicar mi teoría.







Busque en mi caja unos escarabajos que tenía arrinconados y probé suerte.
Al primer lance haciendo que el escarabajo golpease en el agua, primera trucha.
Hay que hacerle más caso a las terrestres!!




Tras la primera, siguieron unas cuantas truchas más...









A esta foto no le pasa nada... solo que me ha dado por jugar con el photoshop a ver que salía.
Ya veo que tengo mucho que aprender con el programa







Según pasaban las horas, fueron apareciendo algunas efemeritas carnes y olivas que terminaron por redondear la jornada.







La luz ya estaba disminuyendo y era hora de retirarse pero...



¿Quién puede resistirse a lanzar nuestra mosca a una trucha que vemos cebarse mientras vamos por el camino de vuelta?




La pequeña truchita me sorprendió por su bravura pero la mayor sorpresa fue cuando, al cogerla de la sacadera vi que tenía una herida un tanto aparatosa junto a la aleta caudal.





Y de esta forma se acabó el día de pesca.

Fue una jornada muy entretenida en la que todas las truchas fueron de pequeño tamaño pero eso para mí es lo de menos. Me quedo con el haber "resuelto" la situación con los escarabajos y cuando pongo resuelto entrecomillado es porque quizás no estaban comiendo escarabajos y simplemente pude pescar esas truchas porque es algo que no están habituadas a ver y no recelan tanto, algo muy a tener en cuanta en zonas con bastante presión pesquera...
Esto solo lo saben ellas.


Un saludo y hasta la próxima

3 comentarios:

joaquin dijo...

Sin duda los terrestres nos salvan más de una jornada. ¡¡ Buena entrada !!

Dani dijo...

buena entrada y buena pesca,parecía que el dia no resultaría y lo salvastes con nota.

Saludos

Gaizka dijo...

Más de un dia ventoso se ha conformado en un día estupendo de pesca, gracias a los terrestes. Muy a tener en cuenta.
Preciosas fotos!!

Saludos.