viernes, 23 de diciembre de 2011

Remembering...

Quién, de todos los que tenemos el vicio del Flyfishing, puede decir que en algún momento no se nos aparecen recuerdos de lances que de alguna manera fueron especiales.
A mí me ha pasado esto hoy mientras estaba al calor de a chimenea, como siempre el baile de las llamas me abstrae y mi cerebro tiene vía libre para dar rienda suelta en busca de recuerdos. Casi no había alternativa, como siempre y para no variar,sin darme cuenta me centré en un recuerdo de este verano pasado, un recuerdo de una tarde de finales de julio relativamente calurosa y húmeda en un río al que, como poco, se le denomina como mítico. Fue un momento de estos en los que te concentras de tal forma que no eres consciente de lo rápido que pasa el tiempo, tan solo piensas en poner la pequeña hormiguita que llevas atada al terminal  allí donde algunos  magníficos reos comen sin muchos reparos.
En ese momento me doy cuenta y pienso... ¿y Cristina? miro detrás de mio y la veo con una gran sonrisa mientras me hace fotografías.
Podéis preguntarme ha sido un buen recuerdo y os contestaré que no. Quizás no lo entendáis de buenas a primeras pero es que no os he dicho todo, el problema es que esa bonita tarde estuve en un precioso tramo sin muerte en el que reos y salmones no corrían el riesgo de acabar en un sartén, pero que con la "fabulosa" nueva normativa astur con su afán de eliminar tramos o cotos sin muerte en tramos salmoneros, convertirá a este pequeño paraíso en un tramo más donde muchos puedan dar rienda suelta a sus ganas de carne, sin pensar si ponen en peligro o no a nuestras truchas, reos o salmones, sobre todo a estos últimos. Para mí, una gran pena. 



Un saludo y hasta a próxima.



5 comentarios:

joaquin dijo...

¡¡ Habra que seguir batallando para evitar este atropello y evitar que le den al salmón el último empujón al abismo !!

Moscaluri dijo...

Joaquín, eso sin dudarlo!

Anónimo dijo...

Y me pregunto yo ¿como se puede hacer esto en el 2011?
Politicos dais asco.
Un abrazo.

Dani

Varo dijo...

La verdad es que hay algo comun a la mayoria de los recuerdos de pesca que guardo y es que sin duda, no volveran porque nos estamos cargando lo que nos queda si no le ponemos remedio. Por eso los guardo con tanto mimo y por eso cuando descubro que aquel rio en el que pesque hace tantos años aun conserva su tesoro me emociono y me ilusiona de una forma que la gente no puede llegar a entender. Espero que las voces que clamamos contra estas barbaridades sigamos haciendolo alto y claro.
Un saludo y animo.

Moscaluri dijo...

Gracias por vuestros comentarios.
Quizás no somos muchos los que pensamos así, por eso mismo no debemos callar.
Un abrazo