lunes, 21 de noviembre de 2011

Difícil?


Pues nada, hoy os cuento una jornada del pasado verano. La verdad es que este año voy muy retrasado para subir entradas en el blog. No tengo mucho tiempo y no puedo escribir tanto como quisiera.

Este día de pesca es de los que me gustan, de esos que se planean de un día para otro. Sabía que sería difícil pues el río estaría muy bajo y habría un sol enorme, algo que en ríos como ese, de naturaleza granítica, la experiencia me dice que la pesca suele ser muy complicada. La verdad es que me daba un poco igual, el aliciente era dormir en la montaña, a unos 1700m, y pasar la mañana lo mejor posible.

Esto fue lo que me encontré a primera hora



En este momento, buscando zonas querenciosas como esta, era fácil hacer subir alguna trucha.


 Las truchas de este río, como siempre, pequeñas pero muy bonitas y peleonas.


Como era de esperar, el sol se abrió camino entre las montañas y sus rayos llegaron al agua, algo que temía pero que a la postre no resultó demasiado determinante.


 Buscando entre las orillas con imitaciones de terrestres era fácil hacer subir a alguna trucha que comía bastante bien.





También en pozos como este se podía pescar a pez visto con pequeñas ninfas.


Las truchas tenían una buena actividad, sin llegar a ser abrumadora, pero sin decaer..



Finalmente llegué al punto de encuentro y dejé de molestar a las truchas... la tarde la dediqué a vaguear un poco a la orilla del río y la sombra de unos alisos.


Un saludo y hasta la próxima

3 comentarios:

Gaizka dijo...

Dormir al aire libre, haciendo vivac y disfrutar del amanecer en lugar así tiene que ser realmente especial y atrayente.
Preciosa entrada.
Saludos.

joaquin dijo...

Alli arriba cuando pega el calor da duro de verdad. Pero la verdad es que las fotos son muy sugestivas para los viciosos como nosotros.. una caida de la tarde a ultimos de junio o primeros de julio allí arriba no tiene precio.
Sigo alucinando con esas bellisimas libreas... y la última foto de la trucha sobre tu mano y sacadora retocada es preciosa... muy de Pedro.
Un abrazo

Moscaluri dijo...

Gaizka, tienes razón, es verdad que un amanecer allí es como dices especial, atrayente y yo añadiría fresquito, que a pesar de ser pleno verano di algún que otro tiritón en calzonas.
Joaquín, anda que no sabes.. un sereno a final de Junio por allí, casi na! Y lo de la última foto, pues será que si arrimas a alguien se te terminan pagando algunas cosas.. (lo digo porque son sus fotos las que se parecen a las mías..) jejejeje
Un abrazo