martes, 3 de enero de 2012

No siempre las cosas funcionan

Como dice el título de la entrada, no siempre salen las cosas bien y no todos los días de pesca son buenos. 
Este año ha sido bastante bueno en general para mí, no me puedo quejar o al menos no lo hago, pero hay un borrón en uno de los ríos que están marcados en la agenda. Desde luego creo que no está pasando por su mejor momento, al menos la zona que yo suelo pescar, una zona donde años anteriores era fácil poder pescar una cantidad aceptable de truchas y donde siempre cabía la posibilidad de tentar a alguna de las "gordas gordas".
Al entrar en este río, siempre tengo grandes recuerdos, pues fue el primer río "grande" que pesqué y siempre me acordaré de los restos de una trucha enorme que encontré, al parecer una nutria había tenido un buen banquete.
Veo que me desvío, voy al grano. Después de ponerte el waders y coger la caña entras al río y te encuentras esto, esas tablas largas y tranquilas en las que no es difícil ver truchas comiendo.


En este tipo de ríos siempre hago lo mismo, me gusta observar tranquilamente el escenario.
 Es una forma de relajarme, pues normalmente llegas al río con demasiadas ganas y puede ser contraproducente ponerse a pescar como una locomotora. Yo suelo esperar un ratito mirando por todos lados intentando localizar alguna trucha que come en superficie y algo muy importante en estos lugares, intentando adivinar que es lo que están comiendo.



Este día aproveché un tronco que estaba varado en el centro del río para sentarme y ver que pasaba.
Como no había cebadas por ningún lado até un mosca en paracaidas al terminal con la idea de pescar con ella junto con un pequeña ninfa.


Busqué un poco entre la vegetación subacuática para ver si encontraba algunas ninfas que estuvieran en una fase madura y que "a priori" pudieran tener actividad, pero nada, la inmensa mayoría de los macroinvertebrados que podían verse eran larvas de dípteros. Fue por tanto esa la imitación elegida.


Las pocas capturas que conseguí fueron en orillas con cierta profundidad y vegetación como la de la foto anterior.




Como podéis ver, las truchas además de un tamaño demasiado pequeño para ese gran río.
En fin, esperemos que se recupere y se puedan tener grandes jornadas en el futuro.

Un saludo y hasta la próxima

7 comentarios:

joaquin dijo...

Normalmente se aprende más de los malos dias que de los buenos. Tal vez sera por que en esos malos dias le damos más al coco y a la caja de moscas.

Varo dijo...

Hay una frase que dices al final y es uno de los motivos por los que cada vez viajo menos a determinados sitios y me gustan menos, a pesar de que en ellos encuentro una de las pescas que mas me atraen que es la de grandes ejemplares, pero cada vez pasa mas en nuestros rios que "las truchas tienen un tamaño desmasiado pequeño para ese gran rio". A veces digo que no me gusta pescar "pisparrias", pero no, me gusta mucho y disfruto de lo lindo en rios pequeños o de montaña en los que se lo que voy a buscar y se que lo voy a encontrar, y no me importa viajar, ni dedicar jornadas a estos tramos porque disfruto, se lo que hay, se lo que puede haber y cumplen, normalmente. Lo que cada vez me frustra mas es pescar peces de alta montaña en el bajo esla, porma... eso no me motiva, para ese tipo de peces me voy a otro tipo de escenarios que me ofrecen una pesca mucho mas dinamica y unos parajes sin igual. Cuando voy a uno de estos grandes rios generalmente busco buenos ejemplares, dificultad...me da igual el numero, pero aunque sea verlos. Ultimamente pasa cada vez mas frecuentemente que ni se les ve.La teoria dice que en tramos bajos calidad y poca cantidad y en altos cantidad y poca talla, pero cada vez mas frecuentemente no estamos encontrando en estos grandes rios ni lo uno ni lo otro. Una pena, debemos aprender a cuidarlos mejor.

Moscaluri dijo...

Aunque por cosas diferentes, totalmente de acuerdo con vuestros comentarios.
Joaquín, el problema es que por mucho que le diera al coco, me dio la impresión de que el río tenía poquitas truchas.
Varo, como dices: pesque truchas de tamaño propio de un río de alta montaña pero en un río con tablas de 50m de anchura. Por estas cosas, lo que generalmente pesco son "pisparrias" pero en el lugar donde se deben estar.

Un abrazo

alfonso dijo...

Tu jornada me recuerda mucho a una que pasé con Joaquin y toda su cuadrilla en León y que se tradujo, al menos para mi, en tres minitruchas que encima me hicieron sudar para engañarlas.
Una pena ver lo que te dan ciertos ríos y compararlo con lo que daban no hace tanto tiempo.

Un saludo!

Revuki dijo...

Está siendo la norma general en estos dos/tres últimos años, al menos en lo ríos "grandes" de León.
Se está convirtiendo en toda una hazaña ver un gran ejemplar, más comiendo arriba.
Saludos.

Varo dijo...

Ese es el problema, porque si las jornadas fueran con capturas en dos digitos...pero cada vez son mas frecuentes, por no decir habituales, las veces que nos venimos con 3 o 4 pececillos en nuestra cuenta.
Soy de los tuyos Moscaluri, prefiero ir a los sitios donde deben estar que ademas suelen ofrecernos unas jornadas mucho mas entretenidas y con muchos mas peces.

Moscaluri dijo...

Alfonso, Revuki.. si es que todos vemos lo mismo y pensamos lo mismo, y cuando todos pensamos lo mismo por algo será, es una pena pero es así.
Varo, otra vez más estoy de acuerdo con lo que dices. Creo que tal y como están las cosas lo único que me saca de los ríos de montaña es el periodo de veda; del resto de ríos, hasta donde yo he visto, solo algunos tramos concretos merecen la pena.
Un abrazo