martes, 3 de abril de 2012

Cuestión de prioridad

La pesca a mosca es una técnica de pesca en la que se lanzan señuelos ligeros ayudándose del peso que tiene la línea. Creo que esta podría ser una descripción muy básica de eso que a muchos nos hace perder tiempo, fuerzas y, en muchos casos, la razón. 

El motivo por el que escribo esto no es otro que la lejanía que tenemos hoy en día unos pescadores a mosca de otros en cuanto al concepto del método. Con esto me refiero a la nueva hornada de pescadores a mosca que últimamente se encuentran por cualquier río. Como seguro muchos ya intuís, me refiero a la nueva pesca a mosca, esa que se hace sin necesidad de línea y con señuelos de un peso propio de modalidades de lance ligero.

No quiero equivocar a nadie ni quiero sembrar debates  del tipo Halford Vs Skues. Sobre todo me gustaría decir es que también uso en muchas ocasiones ninfas, pero últimamente ando bastante mosqueado por muchas razones. 

Lo primero y más importante, creo que mucha gente se acoge a la pesca a ninfa como un medio que le permita pescar en zonas donde no se pueden usar otras técnicas (dígase cebo natural, etc.) y  así poder pescar unas truchas que terminarán tiesas.

Y luego ese olvido que sufren demasiados pescadores en cuanto a pescar volando la línea hasta tal punto que parezca que  son líneas vivas (como diría alguno...).  Parece que todo se convierte en sacar peces y cuanto mayor sea el número o el tamaño, mejor; para ello, solo se pesca a ninfa, algo muy discutible en muchas circunstancias. Quizás estoy exagerando un poco, pero es la sensación que tengo o lo que puedo ver por el río, tiendas de pesca o por internet, pero me parece un poco triste que un buen número de mosqueros que se inician se interesen más por cómo barnizar los perdigones para que queden mejor acabados que en cómo poder lanzar a través de una corriente para que la mosca no drague durante los segundos necesarios para que la trucha se coma esa emergente de bétido con la que nos peleamos en el torno...

En fin, creo que se está perdiendo un poco la esencia, o quizás soy yo que me gusta ir contra corriente como uno de los últimos salar ibéricos.










Después de la chapa que os he pegado (y que espero que nadie pueda sentirse ofendido, pues no ese mi intención) os dejo una serie de fotografías acordes con lo dicho.

Por cierto, pude disfrutar de una jornada en la que me limité a poner una de esas moscas de PLA que conocí gracias a Abel Cotarelo y que dediqué totalmente a pescar en superficie.

Un saludo y hasta la próxima

9 comentarios:

Varo dijo...

Amén.

joaquin dijo...

El problema es que hay muchos que todavía no han aprendido a andar y ya quieren correr. Creo que han entrado por el mundo de la pesca con mosca por el lado incorrecto. Pero sólo es mi opinión.

Anónimo dijo...

Muy buenas estoy totalmente de acuerdo, solamente llevo pescando a mosca 6 años y cada vez lo encuentro mas dificil pero cada vez me produce mas satisfacion sacar una trucha despues de hacer las cosas bien y sabiendo lo que hago para que la mosca derive lo mas natural posile, el problema esta en que la gente siempre intenta buscar el metodo "mas facil" (sin quitar el merito de clavar una trucha con una ninfa apenas lastrada) enhorabuena por el blog

alfonso dijo...

Comparto tu postura, tanto que todas y cada una de tus palabras podría ponerlas en mi boca.

Y gran verdad la de Joaquin también.

Un saludo

Moscaluri dijo...

Gracias por vuestros comentarios.
Un abrazo

Moscaluri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
delriocadagua dijo...

Hola. Primero me presento; soy un pescador del norte de Burgos.
Me parece muy interesante y de plena actualidad el post, pero creo que debemos tener muuucho cuidado con caer en la tentación de sentar cátedra; de autoconvencernos de que estamos en posesión de la verdad y de querer que todos vean las cosas -y hagan- como nosotros. Y, por favor, entiende que no estoy diciendo que sea vuestro caso ni mucho menos, que estoy convencido de que no es así.
Es cierto que quienes se inician en este mundo queman etapas de manera rapidísima, que van a lo más efectivo en dos semanas y que por el camino se pierden muchas cosas que te enriquecen como pescador y como persona. Pero me da la sensación de que eso ocurre ahora en todos los ámbitos de la vida. ¿Qué hubiéramos hecho los demás si cuando empezamos en esto hubiéramos tenido a nuestro alcance el tremendo volumen de información que hay ahora a un solo clik? Para otra reflexión queda si es información o, en la mayoría de los casos, solo son datos...
Por otra parte, me da un poco de miedo eso de clasificar a los compañeros con los que compartimos el río según qué técnica emplean. Para mí nada más hay dos tipos de pescadores: quienes dan prioridad a la conservación del ecosistema en el que están y quienes no.
Se puede ser un poeta manejando una línea de seda y tener la sartén con más muescas que el pistolero más sanguinario del Oeste; emplear demasiado tiempo en sacar fotos y grabar vídeos de manera que las truchas están en malas condiciones (asfixiadas, han sido arrastradas por el suelo porque no se estaba quieta al lado de la caña, estrujadas...) cuando las liberas en un alarde de pesca 'sin muerte' (esto daría también para otro amplio debate; basta con ver unos cuantos vídeos en internet)... También se puede tener dos semanas de experiencia en el río, pescar solo al hilo y tratar los peces con toda la delicadeza del mundo... Yo, sin dudarlo, elijo al último como compañero de pesca.
Esto sí que ha sido un buen rollo... Lo siento.
Saludos

http://com.unicacion.com/alumni/alfredo-allende/

Moscaluri dijo...

Hola
Lo primero, para dejar claras las cosas es que no intento sentar cátedra, es solo mi opinión sobre lo que se ve últimamente por los ríos.
Creo que no has entendido bien lo que quiero decir, no me gusta nada esa oleada de pescadores que solo practican la pesca con ninfa y que en muchos casos no buscan otra cosa que sacar truchas para cenárselas o tirarlas a la basura, y lo hacen a ninfa, no por la modalidad en si, sino que lo hacen por esa efectividad casi más propia de la magia que alguno le atribuye, es más, se pueden ver muchos casos de gente que se creen unos expertos en la pesca a mosca porque tienen resultados pescando a ninfa pero que luego no tienen ni idea de como lanzar una mosca seca..., cuanto menos es un poco paradójico.
Con esto no quiero decir que yo sea mejor o esté por encima, nada más lejos de la realidad, solo que no me identifico dentro del mismo colectivo ("pescadores a mosca") y además me consta que no soy el único.
Por cierto, yo soy lo suficiente mente joven como para que cuando empecé pudiera disponer de mucha información, quizás no tanta como hoy por hoy pero si bastante y supe que camino elegir, para mí, como dice el título del articulo, fue cuestión de prioridad.

VICTOR dijo...

Hayyyyyyyyy, que debate mas interesante, yo opino que:
Un buen inicio en el mundo de la pesca a mosca marca la trayectoria de uno para toda la vida, y que como dice el refrán quien mal empieza mal acaba, yo llevo apenas 5 años de pescador a mosca y solo pongo la ninfa cuando pescar a seca es casi imposible, yo elijo la esencia del lanzado, de saber posar la mosca de intentar no dragar (que me cuesta un huevo) en definitiva yo desde el primer día aprendí de que iba esto, en buena parte por que le di mas valor a la técnica y los resultados obtenidos que sacar peces por sacar, yo entiendo que sin peces no es la misma diversión, pero hay una gran diferencia entre eso y lo expuesto en el articulo, en definitiva la pesca a mosca por tradición viene a ser algo mas que poner una ninfa y meterla en la poza etc.
saludos.

http://moscamitica.blogspot.com.es/