viernes, 19 de noviembre de 2010

Pesca a mosca: cosa de locos

La verdad es que con el título de la entrada no quiero generalizar. Pero imagino quehabrá alguno que podría sentirse identificado conmigo.

¿Por qué pongo este título a la entrada? Pues muy sencillo, me explico.


Llegas al río y te encuentras esto:


Una tabla preciosa, la tienes totalmente a tu disposición y, bueno, no hace falta ser muy observador para ver que las truchas están con ganas; se ven cebas fácilmente y, además, algunas muy aparatosas. La cosa estaba interesante y como yo tengo la costumbre de no poner una mosca hasta observar un poco el río, para ponerme las cosas fáciles.. viene a parar este angelito a mis manos.




Imagino que estaréis pensando: ¿y qué tiene todo esto e especial?

Pues ocurre que con todo a favor, en el momento justo de pasar un buen rato pescando a mosca seca. Tu cerebro empieza a jugar contra tu voluntad. Ves una trucha bastante maja por allí, otra por allá... y ya no hay camino de vuelta, tengo delante una tabla espectacular y con truchas comiendo arriba, lo que todos siempre estamos esperando, pero de repente un impulso irracional se apodera de mí. Acabo que cambiar mi "stonefly" por una pequeña ninfa sin apenas peso. Hoy toca pescar con ninfa a pez visto, o tendria que decir: Hoy toca complicarse pescando a pez visto con ninfa mientras se ceban continuamente.





Primera trucha acechada y primera foto. Al menos empiezo con un poco de suerte.




Se van sucediendo las capturas. Al final no esta siendo mala idea.







Como siempre digo, para mí es la forma para pescar una trucha que más sensaciones transmite.
Este es un lance de tantos que sirve como ejemplo para ver a qué me enfrentaba.

















Apurando los últimos lances de la jornada y repasándola mentalmente me doy cuenta de que la pesca a mosca es algo más que pescar peces. La pesca a mosca es un conjunto de sensaciones, y vale más pescar alguna trucha menos, pescando como lo hice, que haber sacado un buen puñado más con mosca seca.

¿Por qué? Pues por el simple hecho de que era lo que me pedía el cuerpo. Quizás solo sea por buscar un reto o quizás no tiene ninguna explicación.

Mi conclusión es que no sé qué tenemos en la cabeza muchos mosqueros, pero siempre andamos buscando una vuelta de tuerca más. Es como el que se empeña en pescar a mosca seca a principio de temporada con ríos hasta hasta el tope de agua y con deshielo o el que al final en medio de infinidad de cebadas decide poner una ninfa delante de las truchas.




Un saludo y hasta la próxima.

5 comentarios:

Gaizka dijo...

Pûes tienes toda la razón, a veces nos da por rizar el rizo, simplemente porque apetece y vamos un poco contra natura. Que le vamos a hacer... sarna con gusto.... Preciosas fotos y bellos peces.
Un saludo.

joaquin dijo...

Solo nosotros los mosqueros irreductibles comprendemos ese grado de locura... que nos empuja siempre un poco mas alla, no dejar de aprender, de ensayar. Inasequibles al desaliento. Es nuestro universo particular... imposible de comentar con ajenos a este maravilloso mundo en el que vivimos.
un abrazo

Pedro Cordero dijo...

Pues a ver si me recuerdas un día de estos lo que significa complicarse la pesca, necesito un calambrazo!.

Moscaluri dijo...

Por vuestros comentarios se ve que sois "del lado oscuro" como yo. Al menos nosotros mismos nos entendemos y comprendemos.

Gracias por los comentarios.

PD: Señor Pedro Cordero, al menos con su comentario puedo ver que sigue vivo.. a ver si te dejas ver algo mas, aunque sea por la red.

Barbux dijo...

""Tu eres lelo o que"", no ves que estan ninfeando???"" como le pones una seca???"""
Si, es cierto Miguel , nos gusta lo mas dificil. Otro loco mas.