jueves, 23 de febrero de 2012

... a VUE!

Creo que no es la primera vez que lo digo por aquí, ni creo que será la última. Me encanta la pesca a mosca, pero la pesca a mosca en si abarca un gran abanico de posibilidades y cada una tienen sus seguidores incondicionales.  A mi me gusta mucho pescar en superficie pero, sin lugar a dudas, la pesca con ninfa a pez visto es lo que realmente me hace perder la razón. No desecho ni una sola posibilidad de las que disponga.
Para poder desarrollar esta técnica se necesita una serie de condiciones, no todos los ríos se adaptan a la "nymphe a vue" al igual que no vale cualquier condición meteorológica. 
Bajo mi experiencia, para poder desarrollar una jornada de pesca dedicada por completo a esta modalidad hay tres requisitos que son casi imprescindibles: ríos con fondos claros, con aguas bajas y días soleados, o al menos con una buena intensidad lumínica.

Al final de la pasada temporada, le pude dedicar alguna que otra tarde al encontrar escenarios propicios.


Creo que para la pesca, de forma general, se necesita tener paciencia pero si queremos pesca con ninfa a pez visto es esencial. Y si la paciencia es esencial que decir de la observación. Todos conocemos a algún amigo o conocido que tiene un talento especial para encontrar peces pero creo que con la práctica se puede aumentar esta capacidad de forma considerable. Aquí la experiencia también  facilitara las cosas, sobre todo al aprender a posicionarte mejor en el río.
Por cierto, en este momento encontrar al pez es vita,l pero no lo es menos estudiar cual es su comportamiento, rango de acción...


Y por último solo nos queda lanzar nuestra ninfa, para ello necesitamos tener la suficiente precisión para colocar la ninfa en el campo de acción de la trucha, más bien hay que lanzar de manera que en su deriva pase por el campo de acción del pez. Importante, no olvidar los dragados! por lo que hay que prestar especial atención al diseño de los bajos. En esto, la experiencia también tiene un gran peso.





Como podéis ver, las truchas no tienen gran tamaño, pero fue los máximo a lo que pude aspirar en los tramos que visité. Ya podéis imaginar lo que te puedes encontrar por los ríos de la meseta en octubre la presión que han tenido, sin olvidar que en esos tramos, en la mayoría del periodo hábil, se permite matar las truchas con lo que ello supone: sacrificar las truchas de buen tamaño (y por consiguiente a los mejores reproductores).
De todas formas, no desprecio a estas truchas de tamaño contenido que, por encontrarse donde se encuentran, suelen mostrarse difíciles y muchas veces caprichosas.



Y como no, si de pescar se trata, necesitaremos algo con lo que engañar a los peces. Para ello suelo usar ninfas sencillas, poco pesadas, de forma general, con las que intento escapar de brillos y colores llamativos.
Como habréis visto en la foto anterior, he hecho un pequeño guiño a "la France" y es que a pesar de estos tiempos de "guiñoles", creo que nosotros, los pescadores con mosca de "Spain", hemos recibido una gran influencia de parte de nuestros vecinos del norte. Yo sin ir más lejos he pescado bastante por internet buscando información, videos, bajos de linea específicos... intentando saber algo más de este arte en el que ellos son unos verdaderos maestros.

Ya solo queda viajar a las montañas del Jura y pescar por el Doubs o el L'Ain, y sus afluentes para poder verlo "in situ". Tiempo al tiempo.

Un saludo y hasta la próxima.

3 comentarios:

joaquin dijo...

La pesca de la trucha con ninfa a pez visto es una de mis favoritas. Y me sigue admirando como clavamos casi por instinto, por que muchisimas veces no vemos la ninfa en el momento que esta proxima a la trucha y clavamos por los movimientos de la trucha y por ese instinto que desarrollamos con el paso de las jornadas. Totalmente de acuerdo en que tenemos muchas influencias de la escuela francesa, ahora quizas algo menos que hace 10 0 20 años, internet nos acerca a otras muchisimas escuelas.

Varo dijo...

Gun metal+oreja de liebre...grandisima ninfa, polivalente y sencilla donde las haya. Anzuelo castor 662bl? Me toca montar bastante de aqui a dentro de 20 dias, tendre que reponer las reservas...
A mi tambien me vuelve loco, pero en especial cuando le añadimos el aleciente de buscar y encontrar peces grandes, acecharlos y pescarlos de esta forma. A mi me compensa perder decenas de horas y macharcar mis botas andando en su busqueda con tal de ver como se ladea, abre la bocaza y ver como se retuerce con rabia al notar la clavada...

Moscaluri dijo...

Joaquín, ese instinto que nos hace clavar casi sin ver es muy bonito, pero la magia aparece cuando vemos cómo la trucha se desplaza unos centímetros y cómo se come la ninfa...
Varo, la ninfa es tal como dices. Por cierto, la bola de esa ninfa no es de tungsteno. Lo de buscar grandes peces para pescarlos con ninfa "a vue" es un gran reto pero por mucho que busqué ese día no los encontré. Es lo que hay.
Si que es verdad que uno de los grandes recuerdos de pesca que tengo tiene como protagonista una gran trucha pescada a pez visto con ninfa, de esto hace ya unos años y todavía estaba un poco "pez" con esta técnica. Nunca olvidare como abrió la boca y mientras estaba "mascando" la ninfa clavar y a correr.
Un abrazo y gracias por los comentarios.